Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes.

Campo de Caso. Caso
Telf.:985 608 022
Fax: 985 608 145

Flora

1. INTRODUCCIÓN

2. NUESTROS BOSQUES

3. FORMACIONES ARBUSTIVAS

4. MATORRALES

5. PRADERAS

6. VEGETACIÓN DE ALTA MONTAÑA 

 

1. INTRODUCCIÓN  

             En el Parque Natural de Redes hay gran diversidad y cantidad de especies vegetales debido a la interacción de varios factores que hacen de este territorio un lugar especial y particular. De entre todos los factores que influyen en la riqueza vegetal podemos citar algunos como: composición del suelo, inclinación del terreno, el régimen de lluvias, orientación de las laderas, etc.

            La región fitogeográfica en la que se engloba Redes es la Eurosiberiana, la cual está dividida en 4 superprovincias, y a la que pertenece Redes es la Atlántica, que abarca desde las costas escandinavas a las portuguesas. Esta superprovincia está formada por 4 provincias. En el Parque Natural de Redes encontramos dos de ellas: la Cántabro-Atlántica y la Orocantábrica. La primera se caracteriza por tener un clima suavizado gracias a la corriente cálida de El Golfo y al anticiclón de las Azores y la segunda, de pequeña extensión pero gran importancia, por la escasa altitud que alcanzan las formaciones boscosas y por la ausencia de coníferas en el límite altitudinal del bosque, todo debido a la proximidad al mar de la Cordillera Cantábrica, que es toda ella una singularidad biogeográfica. Es considerada la única gran cadena montañosa europea atlántica y no continental, como el resto de cadenas de la Europa occidental.       

 

REGIÓN

SUPERPROVINCIA

PROVINCIA

 

Eurosiberiana

Atlántica

Cántabro-Atlántica

Orocantábrica

Noratlántica

Británica

Alpino-Pirenaica

Centroeuropea

Carpática

Ilúrica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

          Los factores ambientales de mayor influencia en la diversidad vegetal de Redes son los climáticos y los edáficos (del suelo).

          La fuerte inclinación del terreno divide la cubierta vegetal en pisos bioclimáticos muy diferenciados:

  1. Piso Colino (mesotemplado): en los valles, hasta los 700 m. Los inviernos no son muy fríos, con menos de 5 ó 7 meses de heladas potenciales anuales. Hay actividad biológica prácticamente todo el año, entre 8 y 10 meses. Es el hogar de las carbayedas, castañedas y encinares de carrasca.

  2. Piso Montano (supratemplado): altitudes hasta 1700-1800 m. Llega hasta el límite donde crecen los árboles y arbustos. El invierno ya es más fresco que en el anterior y hay al menos 6 meses de potenciales heladas. La actividad biológica es durante 8 meses o menos. La lluvia, más abundante que antes, suele caer en forma de nieve en el invierno. Es el piso donde crecen los hayedos, los robledales y los abedulares.

  3. Piso Subalpino (orotemplado): más de 1800 m. y hasta 2.300. Las heladas potenciales se dan todo el año, habiendo temperaturas que pueden llegar a los - 8ºC. La actividad biológica se reduce a 4 ó 5 meses. Al ser la temperatura muy baja en este piso no se desarrollan los árboles ni los arbustos, sólo consiguen crecer matorrales de enebros rastreros.

            Aunque existen otros dos pisos bioclimáticos definidos (el termocolino y el alpino), en Redes sólo se dan los tres anteriormente descritos.

 

            La variedad de los suelos es debida a una heterogeneidad de sustratos rocosos muy elevada, a un relieve particular y a la cubierta vegetal que estos sustratos soportan.

Parque Natural de Redes

            En este territorio se dan tanto suelos calizos como silíceos. Los suelos Calizos son los que tienen rocas ricas en carbonato cálcico y sus iones carbonato y calcio. Son suelos ricos, de pH básico, que se llaman eutrofos. También se caracterizan por drenar y filtrar con rapidez el agua, evitando el encharcamiento. Los suelos Silíceos son los que contienen areniscas, cuarcitas y pizarras. Son escasos en carbonato cálcico y de pH ácido y, por lo tanto, más pobres, lo cual no quiere decir que en ellos no crezcan determinadas especies. Se llaman oligotrofos.

 

            Para conocer mejor la heterogeneidad edáfica y sus consecuencias en el paisaje de Redes recomendamos mirar el apartado de Geología (puedes encontrar un enlace directo al final de esta misma sección)

 

2. NUESTROS BOSQUES 

            Lo más llamativo de la zona son las formaciones boscosas. Ocupan casi el 40% del territorio. Un 33% (12.663 ha.), es ocupado por bosques maduros, bien conservados, densos y escasamente fragmentados, lo que hace de Redes un lugar casi único. En total se han clasificado hasta 10 tipos de bosques maduros:

  • Fresnedas con arce

  • Alisedas

  • Abedulares orocantábricos altimontanos

  • Bosques mixtos oligotrofos con fresno y arce

  • Bosques oligotrofos con roble albar y abedul

  • Bosques mixtos eutrofos con roble albar y fresno

  • Rebollares oligotrofos

  • Bosques oligotrofos con carbayo y abedul

  • Bosques mixtos eutrofos con carbayo y fresno

  • Hayedos

     

               Desde las zonas más bajas a las más altas encontramos las siguientes formaciones boscosas de mayor importancia (se puede descargar un documento en pdf con fichas de los árboles principales al final de este apartado):

     

    1. Alisedas ribereñas: dominadas por el Aliso o humero (Alnus glutinosa), al que acompañan árboles como el fresno (Fraxinus excelsior), el arce (Acer psudoplatanus) y distintos tipos de robles, entre otros. Tienen su área potencial muy reducida debido a las características de humedad y riqueza que hace que sean terrenos de uso intenso (prados de siega, huertas, plantaciones de frutales, etc.).

    En los suelos sometidos a inundaciones frecuentes se reducen a una fila de árboles bordeando el río o a distintas especies de sauces (Salix sp.)

     

    Parque Natural de Redes
      Suelen estar cerca los bosques de castaños (Castanea sativa), que a pesar de ser un árbol introducido por los romanos, se ha adaptado perfectamente al entorno y ya casi es considerado como propio.

    Los bosques de ribera cumplen un papel muy importante en la naturaleza pues además de contener las riadas y estabilizar el suelo de las riberas, también ayudan a la purificación de las aguas (retienen residuos sólidos, sedimentan lodos y eliminan algunos contaminantes)

    La tradición agrícola y ganadera ha tenido y tiene gran importancia en el paisaje de Redes, de modo que los bosques se alternan con praderías cercadas por setos vivos o sebes, separación de propiedades, constituidos por especies arbustivas y arbóreas que dan cobijo y alimento a numerosas especies de fauna silvestre.

     

    2. Robledales y bosques frescos de fresnos, arces y hayas: en las zonas no alteradas por el hombre, las alisedas se mezclan con este tipo de formaciones hasta que, con la altura van desapareciendo todos los alisos, que son sustituidos por bosques de carbayos (Quercus robur), que en el pasado constituyeron la cobertura principal de las zonas más altas de Asturias. Otras especies presentes en los bosques frescos son: el fresno, el arce, el castaño, el avellano (Corylus avellana), el cerezo (Prunus avium), el abedul celtibérico (Betula pubescens subsp.celtiberica), el acebo (Ilex aquifolium, Especie de Interés especial)y algunas hayas (Fagus sylvatica).

    Tanto este tipo de formación como las alisedas ribereñas se encuentran en el piso colino.

     

    Parque Natural de Redes
    3. Robledal albar: ya en la media montaña, los bosques de roble albar (Quercus petraea) se desarrollan tanto sobre suelos pobres en nutrientes como ricos y, junto a él crecen árboles como el rebollo (Quercus pyrenaica), el avellano, el abedul y el olmo (Ulmus glabra), entre otros. En las zonas más soleadas y cálidas el rebollo sustituye al roble albar, que prefiere zonas más sombrías y frescas, aunque tolera mucho mejor que el haya los descensos de humedad y pluviosidad. A ello se debe precisamente que hayan sido bosques más diezmados por el hombre, ya que los lugares donde más crece esta especie eran preferibles a las zonas de hayedos, para crear los pastizales.

    Son formaciones que aparecen tanto en el piso climático colino como en el montano.

     

    Parque Natural de Redes
    4. Hayedos: los bosques de hayas (Fagus sylvatica) se desarrollan en todo tipo de suelos, desde los calcáreos, ricos en bases, a los silícicos, de menor basicidad, lo que conlleva diferencias tanto en la flora acompañante como en las etapas de sustitución, pero lo que siempre necesitan es una alta humedad ambiental. Por eso, suelen encontrarse en las vertientes más expuestas a vientos húmedos y laderas umbrías y lluviosas. La razón de que crezcan mejor en estas condiciones que la alta humedad les ayuda a compensar la alta transpiración de sus hojas. La característica más llamativa de los hayedos es la oscuridad de su sotobosque. Las ramas crecen muy horizontales unas a otras de manera que las hojas puedan absorber la mayor cantidad de luz posible dejando que no llegue más de un 5 % al suelo, por lo que suele ser una especie muy preponderante en sus bosques. Aun así, en zonas aclaradas de estas formaciones, pueden encontrarse otras especies como el tejo (Taxus baccata, especie de Interés Especial), el acebo, serbal silvestre (Sorbus aucuparia), mostajo (Sorbus aria y S. maugeotii) y otros árboles típicos del tipo de bosque anterior. También es característico el suelo del hayedo lleno de hojas de haya y de ramas en descomposición que crean un ambiente rico en nutrientes aunque sea una formación de suelo oligotrofo.

    Es la clase de bosque más abundante de Redes, ocupando más de 9000 ha.

    En su madurez se caracterizan por la dominancia absoluta del haya.

    Está limitado al piso climático montano.

     

    5. Abedular altimontano: Marca el límite superior de las zonas arboladas, piso altimontano, y está siempre entremezclado y/o en contacto con los hayedos. Es el bosque más resistente a las difíciles condiciones climáticas como la nieve, fríos, ventiscas, etc. y además crece bien en suelos silíceos, es decir con pocos nutrientes. Junto con su rápido crecimiento, todas estas características hacen que los abedulares sean los colonizadores pioneros ya en la etapa de bosque de aquellos terrenos que han sido deforestados. Además del abedul, hay serbales, mostajos y en el sotobosque arandaneras (Vaccinium myrtillus), brezo blanco (Erica arborea) y brecina (Calluna vulgaris).

     

    3. FORMACIONES ARBUSTIVAS 

                Son buenas indicadoras de la recuperación de zonas potencialmente boscosas en las que se han abandonado usos anteriores. Entre las más ricas aparecen aquellas que están en zonas que corresponderían a bosques de hayas y robles y las que forman árboles como el avellano, varias especies del género Rosa sp., endrinos (Prunus spinosa), mostajos, escuernacabras (Rhamnus alpina) y agracejo (Berberis vulgaris supsp. cantabrica).

     

    4. MATORRALES 

               Están muy extendidos en el piso colino y montano, ocupando una proporción aproximadamente igual a la de los bosques.

    Hay varios tipos de formaciones:

     

  • Piornales

  • Escobonales

  • Brezales

  • Tojales

  • Aulagares

     

               En suelos calcáreos, ricos en bases, se desarrollan sobre todo aulagares de Genista occidentalis y G.legionensis y los brezales de Erica vagans.

               En los suelos más pobres, de sustrato silícico, sometidos a un uso ganadero extensivo, crecen formaciones de tojos (Ulex cantábricus), distintos brezos (Erica sp.), brecina (Calluna vulgaris), brezo vizcaíno (Daboecia cantabrica), es decir, brezales y tojales.

               En los brezales de ambientes secos hay otras especies como el brezo rojo (Erica australis subsp. aragonensis), la carquexa (Genistella tridentata), etc. y en lo más húmedos domina la brecina, el brezo blanco (Erica arborea) y el arándano (Vaccinium myrtillus).

               Los piornales de la orla boscosa están constituidos por la especie Genista florida subsp. polygaliphylla y los escobonales por Cytisus cantabricus y C. scoparius)

     

    5. PRADERAS

                Están muy extendidas y se alternan con los piornales y escobonales.

    Son tanto los prados usados para pasto y siega de media montaña y valles, como los pastizales de alta montaña de uso principalmente estival.

     

    6. VEGETACIÓN DE ALTA MONTAÑA

               Presentan mucha variación debido a los cambios de sustrato y relieve que presenta este Parque Natural. 

     

    1. Alta montaña calcárea: en los crestones calizos soleados, hay dominio del enebro rastrero (Juniperus alpina) y de la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), acompañados por la sabina rastrera (Juniperus sabina). Aparecen junto a éstas, herbáceas entre las que cabe destacar la endémica Festuca burnatii. A medida que se disminuye la altura se aprecia una transición del enebro rastrero a aulagares y otros arbustos como los mostajos, agracejos y escuernacabras.

              En suelos más húmedos y profundos aparecen céspedes de Nardus stricta (llamados cervunales) en los que crecen endemismos como la herbácea Polygala edmundii.

     

    2. Alta montaña silícea: en las zonas soleadas los enebros rastreros crecen junto a las arandaneras (V. myrillus y V.ulginosum subsp. mycrophyllum) y brecina. En suelos más húmedos cubiertos por la nieve durante más tiempo crece la brecina con arándanos y céspedes de cervuno

     

               Además de todas las formaciones nombradas, cabe destacar una serie de especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies de Flora Amenazada de Asturias (CREA) y/o en varios anexos de la Directiva Hábitats (DH), que están presentes en Redes:

    • Estrella de agua (Callitriche palustris): planta acuática de pequeño tamaño que tiene una roseta de hojas flotantes y flores emergidas que se encuentra en aguazales y bordes de arroyos, concretamente en Redes se encuentra en la Laguna El Piornal (Caleao). En Asturias es relativamente frecuente. Según el CREA es una especie sensible a la alteración de su hábitat.

    • Helecho juncal (Isoetes velatum subsp. asturicense): pequeño helecho cuyas hojas pueden confundirse fácilmente con una hierba. El nombre isoetes significa que no cambia, lo cual se explica por su aspecto siempre verde, invariable a lo largo del año. Habita en lagos de alta montaña, en aguas someras donde permanece sumergido casi todo el año. En Redes se puede ver en el Lago Ubales y en Asturias sólo existe otra población en la Laguna de Arbás (Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias). El CREA lo cataloga como Sensible a la alteración de su hábitat y está incluida en los anexos II y IV de la DH, que incluyen respectivamente especies de interés comunitario para cuya conservación es necesario designar zonas especiales de protección y especies de interés comunitario que requieren una protección estricta.

    • Junco lanudo (Eriophorum vaginatum): planta perenne cuyo perianto está formado por numerosas sedas de color blanco que le dan el aspecto algodonoso por el que recibe su nombre común. En el Parque Natural de Redes se encuentra en las turberas del Pico Valmartín y es la única población de esta especie en toda Asturias. Está catalogada por el CREA como Especie Sensible a la Alteración de su Hábitat. 

    • Helechilla (Vandenboschia especiosa): es una especie de helecho pteridofito muy rara, que se desarrolla sobre rocas húmedas, ácidas y sombrías bajo un dosel arbóreo. Crece en las alisedas de Tarna. Su clasificación por el CREA es de Especie Vulnerable.

    • Licopodio alpino (Diphasium alpinum): helecho primitivo que crece en Redes en los tremedales (zonas encharcadas estacionalmente) de Tarna, junto a los cervunales. El CREA lo cataloga como Especie de Interés Especial.

    • Genciana (Gentiana lutea): planta perenne de flores amarillas muy llamativas con numerosas propiedades terapéuticas. Se encuentra en los matorrales, piornales y brezales. Esta catalagoda por el CREA como de Interés Especial.

    •  Narciso de Asturias (Narcissus asturiensis): planta vivaz caracterizada por tener las hojas estrechas y una pequeña flor amarilla, bastante inclinada. Crece junto al cervuno en los pastizales de alta montaña. Es una especie endémica de la Cordillera Cantábrica. En el CREA aparece como especie de Interés Especial y en la DH en los anexos II y IV.

    • Narciso trompín (Narcissus pseudonarcissus subsp. nobilis): planta perenne con una flor solitaria amarilla, grande y péndula. Aparece en brezales y matorrales claros de bosque. Es un endemismo del cuadrante noroccidental de la Península Ibérica. Tiene la misma catalogación que la anterior.

    • Junquillo blanco (Narcissus triandrus): planta viva que tiene entre una y tres flores, de color amarillo pálido. Crece en brezales y matorrales. Está catalogada en el Anexo IV de la DH.

    • Festuca sumilusitanica: planta perenne, cespitosa, con inflorescencias de tipo espigas. La DH la cataloga en los anexos II y IV

     

      Fichas de árboles: Aliso, Haya, Abedul, Roble Albar, Tejo y Acebo.